- Communion -
predicando el evangelio a traves del rap

Mientras que muchos artistas aspiran hacia cosas grandes en la industria de la música para lograr sus sueños, tener una carrera en la música, o para obtener riqueza, poder y fama, el artista de rap Communion, nacido Álvaro Vega, marcha al ritmo de un diferente baterista, haciendo música para un propósito más elevado: para la gloria de Dios y para traer almas a Jesucristo. Alvaro, nacido de padres nicaragüenses y criado en Weston, Florida, comenzó a crear música a los 17 años cuando se sorprendió por la habilidad lírica del rapero Eminem y las excelentes producciones de Dr. Dre. No pasó mucho tiempo antes de que Álvaro descubriera su propio talento musical y comenzara a experimentar con sus propios producciones en programas de computadora, escribiendo sus propios raps, y creando canciones con lenguaje vulgar y contenido obsceno. Soñaba con lo que todos los artistas sueñan: ser famoso y lograr sus sueños. Pero Dios tenía un plan diferente y mucho mejor.

En 2008, la vida de Vega cambió radicalmente después de haber tenido un poderoso encuentro personal con Dios, mientras que leía pasajes aleatorios de un libro antiguo de hace 600 años - La Imitación de Cristo, un clásico espiritual cristiano, escrito por el monje religioso Thomas Kempis. Fueron las palabras de ese libro que obligó a Vega a enfrentarse con su destino eterno de una manera real y a darse cuenta de que su vida no se dirigía por el camino correcto. Las palabras de Kempis, que son las mismas palabras de la Escritura reenvasada, lo golpearon como una tonelada de ladrillos, al darse cuenta de esta dura realidad: tenía un alma eterna, cuyo cuidado había ignorado, mientras perseguía las cosas temporales del mundo. Las palabras de Kempis guiaron a Álvaro a entregar su vida completamente a Jesucristo.

La vida de Álvaro hizo un giro completo de 180 grados e incluso fue milagrosamente curado de muchos problemas por el poder de Dios. Él describe su encuentro con Cristo como “enamorarse de Dios.” Inmediatamente recibió un llamado para dejarlo todo atrás, incluso a la música, su amor previo, para seguir a Jesús al seminario y a servir al Señor como sacerdote. Durante su tiempo en el seminario, Álvaro continuó rapeando, pero esta vez para Jesús, adoptando el alias Communion y subiendo sus raps cristianos a YouTube, después de haber sido alentado a hacerlo por el rector de su seminario. Después de unos 6 años en el seminario, Álvaro se fue, a finales de 2015, para discernir un llamado aún más profundo – el sacerdocio como fraile franciscano. Mientras tanto, el Señor ha impulsado a Álvaro a trabajar en la música, un instrumento que está usando para llevar las almas al cielo y uno que espera poder integrar en su futura vocación como sacerdote franciscano.

Su misión es predicar la Buena Noticia a través de un género musical que suele asociarse con la propagación de malas noticias. Visita grupos juveniles, parroquias, conferencias y retiros, compartiendo la fe a través del rap, cantando canciones de su primer álbum, Creo en Dios, un EP trilingüe de 8 canciones. Su álbum contiene canciones originales en inglés con traducciones al español e incluso al italiano, con el fin de hacer que su mensaje evangélico de rap sea accesible para tantas personas como sea posible. Sus videos musicales, producidos por su hermano C M de la Vega, ofrecen visuales espectaculares para acompañar sus potentes rimas de fe. Aunque su primer sencillo 'Creo en Dios' ha acumulado más de 2,1 millones de visualizaciones en YouTube, estos tipos de números no son su principal prioridad. El rapero Communion considera la conversión de las almas como el verdadero motivo en su ministerio, esperando que su música sea un instrumento poderoso en las manos de Dios para traer a muchos jóvenes a la salvación en Jesucristo.